Bolsonaro viaja al G-20 con una 'mochila' polémica: sus bromas sobre el tamaño "pequeño" de todo lo japonés


EFE
El presidente de Brasil viaja la noche del martes a Japón con ocasión de la cumbre del G2.
"¿Todo pequeño allí?": dijo un día en lo que para muchos alude al tamaño del órgano sexual masculino.


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, viaja la noche del martes a Japón con ocasión de la cumbre del G20 y lo hace cargado con un historial de bromas sobre el pequeño tamaño de todo lo oriental , comentarios que han sido vistos como prejuicio por algunos sectores y digeridos con humor por otros.
Como jefe de Estado, Bolsonaro ha seguido empleando el lenguaje simple, desenfadado y socarrón que le acompañó a lo largo de sus casi 30 años como diputado y especialmente durante la campaña electoral del pasado año, lo que ha suscitado diversas polémicas en sus casi seis meses de mandato. Semanas atrás, el presidente brasileño, un militar de la reserva del Ejército, insistió en relacionar públicamente a Japón y a los japoneses con las cosas pequeñas.
El pasado 15 de mayo, Bolsonaro fue abordado en el aeropuerto de Manaos (norte de Brasil) por un japonés y este pronunció dos palabras en portugués: "Brasil" y "gostoso (sabroso)". Enseguida el presidente levantó los brazos, aproximó el dedo pulgar y el índice y cuestionó entre las carcajadas de sus acompañantes: "¿Todo pequeño allí?".  Un comentario que para muchos alude al tamaño del órgano sexual masculino.
Días después, el presidente brasileño volvió a la carga y realizó un comentario similar al hablar sobre la reforma del sistema de pensiones propuesta por el Gobierno para reequilibrar las maltrechas cuentas públicas del país, después de que su ministro de Economía, Paulo Guedes, afirmara que si la propuesta perdía fuelle en el Congreso él dejaría el cargo y se iría a vivir fuera de Brasil.  "Si es una reforma de japonés, él ( el ministro de Economía Paulo Guedes) se va. Allí (en Japón), todo es miniatura ", repitió Bolsonaro.
Los chistes de Bolsonaro sobre los japoneses se suman a una larga lista de polémicas generadas por el presidente conservador, entre ellas la que protagonizó tras el carnaval de este año. El ultraderechista publicó en Twitter un vídeo obsceno en el que dos hombres aparecen practicando una lluvia dorada con el fin de denunciar la "decadencia" de la mayor fiesta del país sudamericano.
Horas después, en otro mensaje en su red social, cuestionó a los internautas: "¿Qué es 'golden shower'?". Más tarde, la presidencia emitió un comunicado en el que aclaraba que en el vídeo no hubo intención de criticar el carnaval "de forma genérica" sino de apuntar una "distorsión del espíritu carnavalesco"